-Viajar en la nueva normalidad-

Tendencias que se empiezan a vislumbrar en el sector turístico.

Últimamente las noticias se asemejan a los avances de “El día después de mañana”, parte 2.

Casi como un calco, Europa fue el epicentro de las catástrofes naturales que luego lentamente se fueron expandiendo por el mundo. En este caso, también fue la primera en sufrir el famoso “pico” de la enfermedad y en consecuencia también la primera en comenzar a transitar el lento camino hacia la reactivación.

Empezamos a ver como algunos países vuelven a abrir sus restaurantes y comercios, algunas playas, escuelas…lo que nos llena de esperanza tanto como de ansiedad.

Si bien todos coincidimos en que hay cuestiones más urgentes que resolver (cuándo y cómo salir de la cuarentena) los argentinos no podemos evitar pensar en que haremos cuando todo vuelva a la normalidad.

“Soñar con experimentar nuevamente el mundo tiene un inmenso poder para disparar nuestra imaginación y mantener el espíritu en alto. Es asombroso ver la variedad de diferentes experiencias de viaje con las que las personas han estado soñando mientras esperan la oportunidad de viajar de nuevo", explicó Arjan Dijk, vicepresidente sénior de la compañía de reservas de viaje Booking.com.

“Aunque el panorama es aún de mucha incertidumbre en medio del impacto inédito de la pandemia, la pasión por viajar está muy instalada entre los argentinos. Es algo que, aunque pueda tener matices y modificaciones tras el COVID-19, no va a cambiar”, sostiene Paula Cristi, gerente general de Despegar para Argentina y Uruguay.


El turismo comienza a prepararse para cada una de las fases que le tocará atravesar, entendiendo que este camino estará marcado por un contexto dinámico, con avances y retrocesos, donde todas las fechas son estimativas. Sin embargo, los expertos empiezan a vislumbrar ciertas tendencias…

Tendencia Nº1


“Lo primero en reactivarse será el turismo terrestre”

Todos parecen coincidir en una cosa; la circulación aérea y marítima implica aglomeración de turistas. Con los antecedentes de cancelación de vuelos y los turistas varados en cruceros, pasará un tiempo hasta que los argentinos recobremos la confianza en estos medios de transporte.

Si bien las combis y los micros de larga distancia empiezan a adaptarse a los distintos protocolos, adoptando las medidas de higiene y distanciamiento social necesarias, sigue siendo una incógnita si esto resultará rentable;


“Si se aplican medidas destinadas a mantener la distancia social en medios de transporte y a brindar procedimientos de limpieza muy estrictos, es de esperar un incremento de los precios por la menor oferta", señala Jorge Gobbi, especialista en turismo, Doctor en Ciencias Sociales y creador de El Blog de Viajes.



Gobbi agrega que los viajes económicos y accesibles conllevan una "explotación intensiva del espacio". Cuanto más barato es el viaje, más espacio hay que compartir y en este sentido, tiembla el equilibrio entre medidas de seguridad, rentabilidad de las empresas y costos para los pasajeros.

Con todo esto, sin embargo, el auto parece una opción segura y viable.

Enrique “Quique” Cammarata es Director de Off Road 4x4 Experience, una empresa que se dedica a la organización de travesías 4x4 en Argentina.

“Nuestras travesías no dejan de ser un viaje en grupo, de no más de 20 personas, pero en donde se mantiene la privacidad en el interior de cada vehículo. Siempre nos alejamos del turismo convencional y buscamos paisajes inéditos y poco frecuentes. El turismo al aire libre siempre fue nuestro emblema, hoy más que nunca.”

Tendencia Nº2


“Preferencia por los destinos cercanos y naturales.”

En tiempos sin precedentes, el enfoque de los viajes se desplaza más cerca de casa y con una mayor presencia de destinos domésticos.

“No cabe duda de que el mundo cambió con esta pandemia y cómo viajamos es una de las realidades que sufrirán transformaciones. Los viajes que primero se reactivarán serán los destinos cercanos, en primer lugar porque la coyuntura económica dictará presupuestos más acotados en el corto plazo; luego, porque el turismo internacional tardará más en normalizarse ya que seguramente las fronteras se abrirán progresivamente de forma distinta según la situación de cada país; y en tercer lugar, porque la gente optará por destinos donde tiene mayor conocimiento de la situación sanitaria”, explicó Mariano Rocatti, gerente general de Despegar para Argentina y Uruguay.

Para Luísa Dalcin, experta en viajes del metabuscador de ofertas de vuelos y hoteles Viajala, el turismo nacional se muestra muy fuerte con destinos naturales, con paisajes bonitos en las ciudades elegidas y a sus alrededores (sean cataratas, nieve o montañas y salares), lo que puede ser una señal de que este confinamiento hace que los viajeros quieran más aire, más sitios abiertos y naturaleza, y no tanto grandes ciudades que generen muchas aglomeraciones”.




Este posicionamiento ventajoso de los pueblos por sobre las grandes ciudades y los destinos turísticos convencionales masivos los obliga a pensar como reestructurar su oferta de servicios a fin de satisfacer las nuevas necesidades.


“Este turista buscará alojamientos con tendencia a la privacidad y tranquilidad en contraposición con las grandes cadenas donde puede haber una aglomeración de huéspedes”, dicen en Usina Turística.


En este sentido los hoteles boutique se verán beneficiados con una disponibilidad acotada. Aquellos turistas que viajen en grupos cerrados de 20 personas podrán hospedarse utilizando todo el establecimiento sin correr el riesgo de cruzarse con otros turistas como sucede en otros hoteles. Esto también va a generar un importante incentivo para la economía local.




Tendencia Nº3


“Hacer de los viajes experiencias más relevantes”

La pandemia de COVID-19 ha llevado a mucha gente a replantearse la utilización de su tiempo libre. A medida que la cuarentena se alarga y el encierro se hace intolerable, muchos empezamos a preguntarnos si realmente aprovechábamos nuestras vacaciones y ese preciado tiempo lejos de casa.

En ese sentido resurgen críticas sobre cómo se viajaba, los destinos saturados y las experiencias superfluas.

Ahora, ¿qué significa para cada uno “un turismo menos banal”? Cuando volvamos a viajar, ¿lo haremos de manera más consciente, más sostenible y con un mayor sentido de la solidaridad?

Muchos expertos sostienen que habrá un cambio de paradigma en este sentido y que la gente ansiará experiencias que mejoren la salud, inmersiones restauradoras en la naturaleza, ejercicios de elevación del espíritu al aire libre y escapadas seguras para pasar un tiempo de calidad con nuestros seres más cercanos y queridos.

"Esperamos que las próximas semanas sean aún más difíciles, pero creo que hay un caso de esperanza y optimismo sobre lo que está del otro lado. Exploraremos el mundo nuevamente. Y cuando lo hagamos, atesoraremos los recuerdos y las experiencias compartidas más que nunca” dice Bryan Dove, CEO de Skyscanner, para quien el nuevo coronavirus ha cambiado nuestras vidas en poco tiempo.

“Este período en cuarentena puede servirnos para entender la importancia del crecimiento en conjunto y despertar nuestro costado más solidario, optando por ejercer un turismo que ayude a reactivar la economía de los pueblos y ciudades más pequeñas del interior. Tenemos un país enorme y multifacético, hay para todos los gustos y hoy nos necesitan más que nunca”, resalta Quique Cammarata, Director de una Organización que ya se prepara para una oleada de travesías por el interior apenas estén dadas las condiciones sanitarias.

0 vistas
Elige tus intereses
arrow&v
arrow&v
  • Gris Icono de YouTube
  • Gris Facebook Icono
  • Gris LinkedIn Icon
  • Gris Icono de Instagram